Ayer escribí sobre la muerte de Sun Danyong, un empleado de la empresa Foxconn que se suicidó después de haber perdido un prototipo de iPhone de cuarta generación y haber sido, supuestamente, interrogado de una manera extrema (incluso se llegó a hablar de golpes) por la seguridad de la compañía.

Esta vez Kristin Huguet, vocera de Apple, salió a confirmar la muerte del empleado:

Estamos tristes por la trágica pérdida de este joven empleado y esperamos los resultados de las investigaciones en relación a su muerte. Nosotros necesitamos que nuestros proveedores traten a todos sus empleados con dignidad y respeto.

Por ahora no se habló más en relación a los métodos de interrogación que se utilizaron y si los rumores sobre golpes, incomunicación y registro del domicilio de Danyong son ciertos pero las investigaciones todavía continúan.