China es uno de los países en los que hay una mayor presencia de la censura en Internet y los medios de comunicación y hace poco se determinó que desde julio todos los ordenadores que se vendan tendrán que tener una aplicación llamada Green Dam que pretende proteger a la población del país de sitios pornográficos y además podrá ser utilizado para monitorear sus actividades y, si es necesario, bloquearlas.

Ai Weiwei, que es un activista del país, arquitecto y artista, le pidió a todos los usuarios de Internet chinos que el 1 de julio suspendan todas sus actividades online. Esto fue lo que dijo a través de su Twitter:

Paren todas las actividades online incluyendo trabajo, lectura, chat, blogs, juegos y mails. No expliquen su comportamiento.

La verdad es que no creo que esta petición vaya a tener demasiado éxito, sobre todo en lo que respecta al trabajo de las personas (nadie lo arriesgará para mostrar lo que piensa). Pero quizás haya una gran parte de la población que tome conciencia y deje de lado sus actividades para demostrar el descontento de la población ante esta medida dictatorial.