twitter-logo.jpg

Probablemente la mayoría de las personas que me leen saben que soy un fanático total de Twitter, que pienso que ha revolucionado, en ciertos aspectos, la forma en la cual nos comunicamos, le contamos al mundo lo que hacemos, nos enteramos de los últimos acontecimientos, la forma en que usamos Internet en el móvil y la forma en que concebimos la información en tiempo real.

Tal vez un poco influenciado por ese nivel de fanatismo llega un momento en el cual me cansa la forma en que se critica a Twitter, los usos que se le dan o se le busca cualquier fallo para amplificarlo una y otra vez en columnas de opinión o de tecnología de ciertos medios, especialmente los tradicionales o por periodistas que no entienden muy bien como funciona Internet.

twitter research 1.jpg

El último estudio que está dando vueltas entre medios electrónicos es uno realizado por Harvard Business Review que asegura que el 90% de los mensajes publicados son escritos por el 10% de los usuarios, algo así como la curva de pareto pero más pronunciada aún; evidentemente esto ha causado toda clase de reacciones por críticos, culturosos y nonbelievers que tienen un "te lo dije" en la punta de la lengua, otro recurso más para decirnos hasta el cansancio lo "interesantes que son" al no usar una herramienta.

El hecho es que Twitter es probablemente tan especial porque se pueden hacer muchas cosas con ella, uno de los aspectos más interesantes es el poder ser un simple observador, y estar atento a lo que las personas están mencionando, revisar los trending topics (temas más populares del momento) y enterarnos de las últimas noticias, las últimas reacciones en tiempo real. Para todo eso no se necesita escribir, se necesita mirar, analizar y leer. Esto no significa que el conjunto de las personas que usan Twitter no puedan ser consideradas algo como una red social, significa que es un poco diferente, solo toca entender que el "no escribir" no equivale a "no participación".