partido-pirata.jpg

Si el gobierno decide perseguir a usuarios por intercambiar (sin fines de lucro) contenidos en Internet, no deben entonces sorprenderse que las mismas personas, que tienen poder electoral, hayan elegido que el Partido Pirata de Suecia logre uno o dos escaños en el Parlamento Europeo.

El PiratPartiet alcanzó un sorprendente 7,1% de los votos totales en Suecia, momento histórico para el aspecto político del Internet de Europa, que ahora tiene una representación real y concreta en la Unión Europea.

Esto me recuerda a declaraciones hechas por Charles Dunstone, CEO de Carphone Warehouse (The Phone House en España), traducidas por Enrique Dans:

Si intentas imponer limitaciones o desconexiones para el P2P, la gente simplemente ocultará su tráfico o compartirá los contenidos de otras maneras. Es un juego de Tom y Jerry, y nunca conseguirás coger al ratón. El ratón siempre gana en esta batalla, y tenemos que tener cuidado para que los políticos no sean influenciados para aprobar leyes que, al final, siempre acaban pareciendo estúpidas

Aunque las declaraciones de Dunestone van relacionadas a las medidas tomadas por el gobierno británico que optará por reducir la velocidad (en vez de la desconexión) de los usuarios que se los "sorprenda" descargando contenidos, se puede aplicar para muchas de las medidas que se están tomando en otros países, incluyendo Francia, España y el mismo Suecia, donde juzgaron a los fundadores de The Pirate Bay.

...y aunque no es lo mismo tener diez o veinte o treinta escaños que uno o dos, el simple hecho de que lo tengan debería ser una seria advertencia para los políticos y partidos políticos: si siguen persiguiéndonos, habrán consecuencias, o mejor conocido como "toda acción tiene reacción".