smartphone-netbook-laptop-thumb.jpg

Joey Devilla hace un interesante punto sobre la basura que las netbooks realmente son, estando en la mitad entre un smartphone y un portátil normal, una zona incómoda en donde el equipo no hace "ni lo uno ni lo otro".

La lógica de Devilla es situacional: los smartphones los usas cuando estás parado, en la calle, caminando, fuera de casa o fuera de la oficina, es decir: son absoluta y totalmente móviles, es una obviedad, pero lo son y puedes manipularlas sosteniéndolas con la mano. Mientras que los netbooks son móviles, sí, pero no del todo, es necesario sentarte para usarlas y no puedes manipularlas sosteniéndolas con una mano, bueno, técnicamente sí se puede, pero es muy incómodo.

Lo curioso es que la tendencia en el diseño de las netbooks va más hacia grande que hacia chico, los fabricantes han entendido que hay varios problemas que se necesitan solucionar si quieren que las personas adopten de forma masiva los netbooks:

  • Pantalla lo suficientemente grande para trabajar: 7 pulgadas simplemente no funcionó, 9 pulgadas tampoco, 10 sí pero ya hay modelos de 11... y casi 12 pulgadas).
  • El teclado tiene que ser de tamaño normal, sino es exageradamente incómodo.
  • Sí es cierto que la idea de las netbooks es que se usen con aplicaciones en la nube pero aún así vemos a los fabricantes compitiendo por hacerlas más rápidas, poniéndoles más memoria y una que otra característica adicional.

Para cumplir los tres puntos anteriores solo hay una solución: hacerlas más grandes, y eso implica que se acercan más a un portátil normal que a la idea original del netbook.

Por otro lado, yo mismo me veo recurriendo al smartphone que tengo en el bolsillo (sea un iPhone, BlackBerry, Android, da igual) para hacer tareas rápidas o acceder a datos en la nube cuando estoy moviéndome. Realmente no me veo sacando un netbook de la mochila, cazar Wi-Fi o conectarle un módem 3G para hacerlo.

Y aunque aquí mismo en ALT1040 profesamos amor por las netbooks creo que Devilla hace un punto excelente y me hace reevaluar mi opinión sobre este tipo de ordenadores; creo que sí responden a ciertas necesidades muy específicas para algunas personas: quienes viajan mucho, una netbook de 11,6 pulgadas viene perfecto, quienes buscan un equipo barato para hackear y ponerle toda clase de sistemas operativos, también.

Yo he tenido dos netbooks y he terminado vendiéndolos porque simplemente no los uso, aunque me parecen bonitos aún no encuentro la utilidad, ¿tal vez uno de 12 pulgadas me haga encontrar una forma real de usarlo?