ryan

Graciosa la historia de Ryan Barr -para mi que no me ha pasado claro- un joven de 18 primaveras que indignado con la cantidad que la empresa AT&T va a cobrar a los usuarios que ya tengan iPhone 3G y se quieran hacer con el nuevo iPhone 3G S, decidió lanzar “una campaña” mediante el servicio twitition.

Todo bien hasta aquí. El problema es que ahora mismo ya se han “unido/firmado” a la petición más de 10.000 usuarios y por cada uno nuevo Ryan recibe un reply en su cuenta de Twitter.

Esto ha provocado que el chaval por un lado se empiece a asustar un poco debido a la magnitud que está cogiendo la campaña y por el otro que la única forma que hay de interactuar entre usuarios en Twitter, que son los replys, a él no le valgan de nada.

Para más cachondeo no se le ha ocurrido otra cosa mejor que mandar al conocido sitio TechCrunch un mail explicando la situación, mail que estos han publicado y lo único que ha conseguido es que más personas se enteren de la campaña y la firmen, muchos seguramente solo por molestar.

Así que ya sabéis, cuidado con qué campaña montáis en Twitter, que se puede complicar un poco como vemos. Y aprovechando, a ver si a los de twitition se les enciende la luz y quitan eso de enviar reply cada vez que alguien se añade a una campaña montada por otro.