Creo firmemente que cuando usas La Fábrica de Chocolate como inspiración para un comercial de televisión para vender computadoras, algo muy malo le está pasando por la cabeza a los ejecutivos de tu agencia de publicidad. Después de ver esto te das cuenta que los comerciales de Microsoft con Seinfeld son una fucking obra maestra.

Vía: Digg