La versión oficial de Chrome para Mac y Linux (aunque en ambas se podían instalar versiones de desarrollo) era inminente ya que para Windows se lanzó hace ya meses. Hasta Sergey Brin declaró que le consultaba a los coders a diario para saber cómo iba el proyecto.

Parece que las presiones tanto de la comunidad maquera como linuxera más la de uno de los presidentes de Google hizo que los desarrolladores lanzaran una versión para estos sistemas operativos que, si bien es oficial, aseguraron que es incompleta y tiene muchos errores.

Como dije anteriormente aquí en ALT1040, una de las poquísimas cosas que extraño desde que me pasé al mundo Mac es Chrome. La velocidad en la que funcionaba en Windows si lo comparaba con Firefox era muy superior, la buena utilización de memoria y algunas características como el autoguardado de búsquedas cada vez que se ingresa a una página con buscador hacen que Chrome sea el navegador que elijo. Así que si me preguntan a mí, mi consejo es que, al menos, lo prueben.