lisa

Hasta llegar a los ordenadores personales de hoy en día muchos fueron los rotundos fracasos a lo largo del tiempo, el sistema de prueba-error era la única forma de ir aprendiendo qué hacer y qué no hacer.

La perfección tampoco existe hoy en día, pero si comparamos nuestros equipos con alguno de estos recopilados por Technologizer nos damos cuenta de lo que hemos evolucionado. A continuación una selección personal de esos 15 errores en diferentes máquinas.

Apple III (1980)

O el fracaso más sonado de Apple. Con un precio extremadamente alto, Jobs estaba obsesionado en conseguir una máquina silenciosa, lo que llevó al equipo de ingenieros a no incluir un ventilador para la fuente de alimentación. Eso provocó que se calentara en exceso llegando incluso a deformarse la placa base.

Coleco ADAM (1983)

El Coleco ADAM funcionaba mediante cintas, tónica que seguiría en el futuro. En este caso el error “más gordo” no se entiende muy bien por qué se produjo, falta pura de investigación quizás. El caso es que cada vez que la máquina era apagada o encendida, emitía un fuerte impulso electromagnético que estropeaba los datos almacenados en las cintas magnéticas.

Eso lógicamente se tradujo en una revolución de los usuarios en masa, se devolvieron más del 60% de los equipos Coleco ADAM.

Mattel Aquarius (1983)

aquarius

Todo el mundo quería entrar en el negocio de los ordenadores, como fue el caso de la marca de juguetes Mattel, quien lo intentó con su Aquarius y no le fue nada bien.

Entre sus fallos, un teclado de goma con un diseño que hizo el escribir una tarea casi imposible. Se le recuerda como uno de los peores teclados de la historia de los PC,s.

IBM PCjr (1984)

O lo que suponía era otra revolución, que finalmente se convirtió en un estrepitoso fracaso. Nuevamente entre sus fallos, me quedo con el teclado.

En esta ocasión querían innovar y el IBM PCjr traía consigo un teclado inalámbrico, funcionando mediante infrarrojos para “comunicarse” con el ordenador. Este tenía que estar justo enfrente del receptor para funcionar, con lo cual las supuestas ventajas eran nulas, no se podía poner sobre las piernas o virar mínimamente ya que dejaba de funcionar.

No tenía ninguna ventaja, seguían trabajando con él como con cualquier otro, pero además consumía batería. Otra molestia, si querías poner un teclado de cable, había que pagar otros $20 por un cable especial.

IBM PC Convertible (1986)

convertibl

Este fue el primer equipo portátil, llamado “convertible” ya que se le podía quitar la pantalla LCD para usarlo como máquina de escritorio.

El problema en este caso fue algo que IBM ya había tenido antes, los módulos para ampliar funciones. Es decir, se le iban acoplando “nuevas partes”, como una impresora. Esto provocaba que sus dimensiones fueran demasiado grandes, inviables para un portátil y también para un ordenador de mesa.

Vía: Technologizer