Es una verdadera vergüenza, la **SGAE**, esa entidad de gestión colectiva española que obtuvo **[400 millones de euros en 2007](http://www.publico.es/culturas/078227/sgae/logra/mayores/ingresos/historia)** obliga a una familia que organizó un concierto filantrópico para salvar a su hijo del **Síndrome de Alexander**, [a pagar 5 mil euros, que equivalen al 10% de lo recaudado](http://www.elmundo.es/elmundo/2009/05/04/espana/1241465705.html) (50.000€), por la actuación de **David Bisbal**, que renunció a cualquier tipo de ganancia.

No podría estar más de acuerdo con **Luis Alonso-Lasheras**, realmente [pareciera que la SGAE ha concebido un plan de marketing](http://acritud.com/2009/05/05/la-sgae-y-el-marketing/#more-644) que tiene como objetivo máximo el ser odiadios, tocando fibras sensibles de las personas: las bodas, las enfermedades, los conciertos o su propio bolsillo; acuden con una caja registradora a cobrar en los momentos más felices y más tristes, con la misma cara, con la misma frialdada y, creo que, sin un pelo de sensibilidad humana.

¿Cómo es posible que la **SGAE** no sea capaz de renunciar a 5.000€ cuando al año cobran más de 400 millones? -- ¿en qué parte de la estructura de cobranza de una sociedad gestora hay un fallo **tan grande** que se permite que esto suceda?

Es duro, porque esos 5.000€ recolectados por estos **[mafiosos sin escrúpulos](http://sgae.es)** son aportes de personas que no necesariamente tienen dinero de sobra para ir a un concierto, pero que lo dan por ayudar a un niño.

No dejemos que estas acciones de estos impresentables se olviden.