La semana pasada vi el capítulo final de la quinta temporada de Lost, y aunque no vengo a dar datos sobre el episodio S05E16 ni a soltar algún spoiler, sí quería compartir con ustedes parte de lo que se siente cuando termina un «año» de la serie en el calendario del mundo real.

Hoy me puse a buscar fotos de Lost para un post aquí en ALT1040, sobre gente normal que se ha topado con los protagonistas de la serie y se toman fotos con ellos y con cada foto que encontré no podía dejar de pensar en lo importante que es esta serie para la televisión actual y como será en el futuro un punto de referencia obligado sobre esta década y el comienzo del siglo. Si un programa de TV va a terminar quedando en la memoria de todos como el arquetípico de los años 00s, sin ninguna duda Lost será el elegido (el Neo de la TV).

Y mientras suspiraba de amor platónico mirando ciertas fotos, me daba cuenta de lo familiar y cercanos que son estos personajes en nuestras vidas. Ya tenemos 5 años con ellos, no entendiendo nada de nada, con mil preguntas en nuestras mentes y corazones, con sus dudas, alegrías, éxitos y fracasos. Y aunque este tipo de empatía se puede sentir por otras series de televisión o personajes de la ficción, nunca nada podrá superar a la llamada de Desmond a Penny desde el punto de vista argumental, emocional y de creación del guión perfecto. Nada superará el triángulo amoroso de Kate-Sawyer-Jack convertido en cuadrado amoroso con la inclusión de Juliet. Nada superará al oso polar, a la iniciativa Dharma, al hijo de puta de Ben Linus, a los chistes de Hurley, a la fe de Locke, ni al rock de Charlie.

Al final cuando LOST termine el próximo año y nos quedemos vacíos por dos meses y medio, comprenderemos que hemos sido testigos de la creación de uno de los mejores guiones de la historia de la televisión, que será estudiado durante décadas en las escuelas de cine y televisión. Nos daremos cuenta de cómo esta serie de televisión cambió dos cosas fundamentales de la sociedad: la distribución de los contenidos y la televisión. Ya nada será igual y las implicaciones son demasiadas, incluso para aquellos que resumen y atacan estas frases usando el sin-argumento simple de fanboys (en los comentarios, claro está).

Con LOST aprendí que no tengo por qué esperar a que un canal local se decida a subtitular o doblar al castellano los episodios, un año después de su salida al aire en EE.UU. Con está serie aprendí a que hay formas de distribución de contenidos que ponen al mismo nivel a todos los países, aprendí que subtitular un episodio no requiere de semanas de trabajo, aprendí sobre Torrents y Mininovas y Bahias y ezetateves. Me di cuenta también que los centros de poder están cambiando, y que muchas de las decisiones creativas de la televisión de los próximos años tendrán que modificarse para adaptarse a la nueva era. Abrí los ojos para entender que es falso que las compañías sean las globalizadas, ellas quieren vivir en un mundo donde el poder sea global en sus manos, no el poder global en manos de los consumidores y personas. Ellos quieren seguir decidiendo cómo es el mundo global, no quieren que seas tú quien decida cómo es/será el mundo global.

Lamentablemente para los amargados del mundo llegó LOST y cambió las cosas, y aunque es probable que de no haber existido LOST, otra seria hubiera ocupado su lugar (como la nueva Caprica), quizás el cambio hubiera ocurrido un poco más lento y con menos desespero por saber qué demonios había dentro de la escotilla. Quizás hubiéramos descargado más lentamente, sin el mismo entusiasmo, y sin ser parte de un grupo mundial de personas que los unía algo invisible, lo que yo llamo el ejército del cuatro-ocho-quince-dieciséis-veintitrés-cuarentaydos.

Y aquí viene lo realmente importante de lo que pensé. Al terminar de ver el capítulo final de esta temporada de LOST, me sentí infinitamente agradecido de poder disfrutar y vivir en esta época, de ser parte de algo que ocurre en todos lados y ya no se puede cambiar. Y aunque no te conozco a ti (que lees esto) te doy las gracias porque al ser parte del ejército del cuatro-ocho-quince-dieciséis-veintitrés-cuarentaydos, permitiste y lograste crear un fenómeno que cambió al mundo y el estado «natural» de las cosas. Muchas gracias.

(este post lo escribí hace una semana en el futuro) :D

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.