Luego de evidenciar un desarrollo muy lento de investigación científica mexicana, que salió a relucir luego del problema del virus de la gripe porcina, probablemente estemos presenciando los primeros pasos e intenciones para que esa sea una situación a cambiar próximamente.

El presidente Felipe Calderón estuvo en la inauguración, en Irapuato, del Laboratorio de Genómica para la Biodiversidad que requirió una inversión de 630 millones de pesos. Esta instalación, según el discurso para la ocasión, coloca a México en una posición importante respecto a investigación biogenética, tanto en América Latina como en el resto del mundo.

De palabras de Juan Carlos Romero Hicks, director del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT):

La genómica es un área estratégica para el desarrollo del país, nos permitirá convertir la biodiversidad en una de las fuentes principales de valor agregado en los productos agrícolas generando nuevos compuestos y procesos

Además, el presidente Calderón aprovechó para asegurar que la ciencia es un campo en el que se invertirá más fuerte, al respecto "falta mucho por hacer" dice, y dice bien.

Lo más importante, sabedores de que falta mucho por hacer, es que estamos rompiendo una inercia presupuestal adversa. Y pueden estar seguros de que seguiremos fortaleciendo el gasto federal en ciencia y tecnología, y alentando al sector privado a que asuma su papel en este proyecto de innovación que necesita el país

Favorecer la investigación que pueda aplicarse a la actividad agrícola en un país como México, es una idea atinadísima. Ya veremos si ahora sí llega ese mayor apoyo, que como anteriormente se ha mencionado, actualmente es incluso menor (0.3% del PIB) de lo que por ley debería ser (1% del PIB).

Foto: la crónica de hoy

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.