Es posible que la arroba (@) se haya usado por primera vez el 4 de mayo de 1536 en Sevilla por un mercader llamado Francesco Lapi en una carta enviada a Roma, refiriéndose a la unidad de masa arroba, correspondiente a 11,34 Kilos.