simyo-m01.jpg.jpeg

No es un secreto que a Yoigo le va mal. La cuarta operadora telefónica de España no ha logrado despegar y ha tenido una serie de problemas graves que no le ayudaron a ser realmente competitivos contra Vodafone, Telefónica y Orange; además la entrada de las OMVs dejó un poco obsoleto el modelo de low-cost de una operadora que técnicamente funciona como las grandes.

Durante un buen tiempo estuve aguantando muchas de las fallas que tiene Yoigo a cambio de llamadas baratas, un costo mínimo mensual de 6€ que es bajo y un servicio técnico. Además me ofrecían llamadas gratis ilimitadas entre números de teléfono de la misma operadora, lo cual me parecía conveniente considerando que algunas personas a las que llamo constantemente en España estaban en la misma empresa.

Pero hace año y medio las cosas empezaron a cambiar, lamentablemente para mal:

Pero en un plano mucho más personal hay dos cosas que me han empujado a irme de la empresa cuanto antes:

  1. La pérdida constante de llamadas, ha llegado a un punto desesperante: cuando estoy en España hay periodos de tiempo largos en que no entra ninguna; pero cuando yo llamo, de repente me llegan 5 o 6 SMS de avisos de llamadas perdidas. Y no, no es un problema de cobertura.
  2. El fiasco del buzón de voz si estás en el extranjero, algo que no dejaron claro hasta hace unos meses: si estás en roaming y te dejan un mensaje de voz pagas un montón de dinero, lo mejor es desactivarlo, pero eso también es un problema si estás fuera de España. Ahora lo avisan, pero está medio escondido. Entonces yo como cliente he terminado pagando bastante dinero por los errores de la compañía.

El soporte técnico de la compañía no ayuda; si los llamas, evidentemente el problema no es de ellos, es tuyo. Han llegado al punto de culpar a mi iPhone 3G porque no está desbloqueado de forma "oficial" (la persona que me lo dijo desconoce que en Bélgica, donde compré el mío, se venden desbloqueados, no hay ningún hack). Y algunas otras excusas que ya no recuerdo.

El Internet móvil que Yoigo ofrece (1,20€ al día por uso ilimitado) tampoco tiene buena calidad, la velocidad es limitada a 384 Kb/segundo y en algunas zonas está saturado al punto de ser totalmente inusable.

Entre todos estos problemas estuve buscando una alternativa más decente y al final opté por hacer una prueba con un número secundario de Simyo, en parte por recomendaciones de su buen servicio y en parte porque tienen tarifas que me convienen bastante, considerando que paso bastante tiempo en España pero no vivo ahí. Lo que ofrecen es 8 céntimos el minuto a cualquier hora y a todas las operadoras españolas, no hay tarifa de uso mínimo y un costo por el uso de Internet bastante bueno: 1€ al día si se usan 100MB o menos, más que suficiente.

La verdad es que no podría estar más contento, el servicio no solo es barato, es bastante bueno. Además tienen un panel de control muy bien diseñado, con mucha información y con muchísimos datos con respecto a las llamadas que hago, cuánto duran y a dónde.

Pero lo más interesante de Simyo ha sido la atención que me han dado, desde mis primeras quejas en Twitter he recibido emails personalizados de los responsables de comunicación de Simyo tratando de solucionar mi problemas; también me han contactado directamente del soporte técnico cuando he tenido problemas, todo por Internet, sin tener que poner el teléfono en mi oreja o esperar a que se decidan atenderme. No podría pedir más.

Es bastante impresionante que una telefónica pequeña, virtual y sin infraestructura propia sea capaz de dar una atención decenas de veces mejor a cualquiera de las grandes, pero esta ha sido mi experiencia; a veces me toca criticar fuertemente a marcas, servicios o empresas, pero esta vez no tengo más que cosas buenas que decir de Simyo.

Por cierto que también me enviaron un módem 3G para probar el acceso a Internet por medio de la red 3G con la que he tenido excelentes resultados, pero ampliaré en un Hipertextual Labs.

Una pena por Yoigo, pero ya me fui, estoy en proceso de hacer la portabilidad de mi número principal a Simyo.