En febrero un avión de Turkish Airways se estrelló en Amsterdam, donde murieron 9 personas y 121 resultaron heridas. Había un pasajero, llamado Sefer Baris que tenía una MacBook Air en la que estaba mirando una película hasta que el avión empezó a aterrizar. En ese momento la cerró, la puso en su funda y, minutos más tarde, sucedió la tragedia. El hombre sobrevivió al accidente y su ordenador, gracias a su chasis Unibody, también. Lo más raro de todo es cómo terminó la laptop. Increíble que todavía siga funcionando.

No soy usuario de Mac -al menos por ahora-. Pero esto sin duda suma puntos, aunque salgan un poco más caras ;-)

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.