Lamentablemente, para tristeza de todos los gamers allí afuera, esto no es algo que podrás comprar en cualquier tienda por algunos dólares extra.

Al (¿se podría decir afortunado?) usuario Eliso Tovar, un niño al que sus padres le compraron una PSP, prendió su nueva consola portátil y...bueno, se encontró con algo que no esperaba en absoluto, un salvapantallas de una mujer como dios la trajo al mundo.

Pero esto no termina acá, cuando el chico le mostró eso a su madre, la mujer se dio cuenta que la tarjeta de memoria que vino con la PSP estaba llena de porno.

"Dios le da pan al que no tiene dientes..."

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.