periodismo-digital

Interesante problema del periodismo que ha saltado a la palestra al empezar estos a proporcionar su material de forma on-line. Realmente el problema siempre existió, pero ahora se maximiza con Internet.

En El País está creciendo el número de personas que piden se modifique o elimine determinada información por dañar su imagen. Hasta ahora ese tipo de información hacia daño en el momento de publicarse para quedar olvidada en una hemeroteca posteriormente. Pero ahora ya no es así, todas esas noticias están en la red, indexadas por buscadores como Google y siendo mucho más accesibles. Si A mete el nombre de B (al que quiere contratar por ejemplo) en Google “para ver que sale”, puede encontrarse con un artículo del año 88 en El País donde aparece el nombre de B como imputado en determinado juicio. Para agravar más el asunto, quizás B saliera finalmente absuelto, pero esa información ya no era "jugosa" y por lo tanto no fue cubierta por el medio.

Algunos inculpan a Google, y ellos contestan: “nosotros nos limitamos a rastrear e indexar páginas web de acceso público”. Vamos, que si quieres eliminar información, se lo pidas al webmaster del sitio. Del otro lado, El País dice: “El País no puede de ningún modo modificar sus archivos. Eso sería falsear la historia”.

De acuerdo con ambos. Ahora bien, si tenemos que apuntar algún culpable, yo me inclino por los periódicos. La red y Google solo han sido las herramientas para poner de manifiesto carencias periodísticas. Llegó el momento de que los periódicos se replanteen como tratar los datos privados de las personas y la importancia de hacer un seguimiento completo y hasta el final de la noticia. Un caso de este tipo lo vimos hace poco con la noticia sobre InfoPSP, donde todos los medios pusieron el nombre completo del condenado. Pasarán los años, pero ese nombre siempre quedará ligado en la red a la primera condena de cárcel por lucro con el P2P. Sirva todo esto también para nosotros los blogs, a fin de cuentas también publicamos información, la cual puede perjudicar y quedará en la red “por siempre”.