spyear.jpg.jpeg

Probablemente es un aparato de mierda, adjetivo que debería aplicar a más de un gadget que me han regalado, pero me parece bastante curioso:

Esa cajita en realidad es un teléfono móvil que no tiene nada más que un micrófono, al cual llamas y te permite escuchar lo que sea que se está diciendo a su alrededor, de ahí el nombre, Spy Ear (oreja espía) de la marca Brando

Funciona con redes GSM, se carga vía USB y cuesta $65 dólares.