Usar Facebook brevemente, que tampoco es para abusar, en horas de trabajo es una práctica positiva que permite relajarse y concentrarse posteriormente mejor, lo que mejora nuestra productividad. Así lo reporta un estudio australiano, cuyo responsable, Brent Coker, afirma que las pequeñas distracciones son altamente recomendables.

Descansos breves y no intrusivos, como una rápida navegación por internet, permite descansar la mente, llevando a una concentración total neta más alta para un día de trabajo y, como resultado, un aumento de la productividad

Por otra parte, hay jefes que o no tolerarían esta práctica, o que sencillamente tienen bloqueado el acceso al sitio o que aprovechan el sitio para fisgonear lo que los empleados piensan sobre su trabajo, lo que en ocasiones a derivado en despidos.

En México parece ser que visitar el perfil de un posible empleado en Facebook tiene relevancia al momento de contratar o no al candidato. Un poco viejo, de 2007, pero bastante curioso es el estudio de la red social Viadeo que concluía que uno de cada cinco empleadores hacía búsquedas en Internet de los interesados, para aumentar información sobre su perfil, y 59% dijo que los datos recogidos de esta forma resultaban importantes para la decisión final.

¿Alguno tiene historias de Facebook en o para la oficina? Yo tengo la gracia de estar 100% bien en este punto, es curioso que páginas más sonsas o de distracción similar (como Twitter) estén bloqueadas de la red y precisamente Facebook esté tan libre.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.