El siguiente video acaba de pasar en mi ranking personal de cosas extrañas hasta el puesto 3 ó 4 probablemente. Ver a Adam Frucci, uno de los editores de Gizmodo, comiendo un "pequeño" snack sobre el teclado más caro del mundo ($400-$1000): un Optimus Maximus, es una cosa imposible de describir con lógica, palabras o el más mínimo razonamiento.

¿Qué tienen en común el teclado y el cheeto gigante?
Que todos nos preguntamos si realmente están a la venta.