Hace tiempo se viene hablando de la monopolización de Microsoft a la hora de presentar su navegador Internet Explorer que, al ser de la misma empresa que desarrolla Windows (el sistema operativo más utilizado del mundo), gana millones de usuarios por ese motivo.

Justamente por eso el CEO de Opera, llamado Jon von Tetzchner, quiere que la empresa desarrolle el nuevo sistema operativo con todos los navegadores preinstalados y si no es así que no le instalen nada (el famoso "todos o ninguno").

En una entrevista con TechRadar von Tetzchner mostró su enojo y aseguró que Microsoft se viene beneficiando hace más de 10 años rompiendo las reglas y explicó que la única forma de equilibrar las cosas es que la compañía ofrezca todos los posibles rivales en Windows 7.

Si se nivelan las cosas ahí se verá si la gente está realmente eligiendo Internet Explorer. Es complicado ya rectificar las cosas pero el escenario ideal es tener opciones iguales, que le provean todos los navegadores cuando utilices Windows. O simplemente se podría borrar Internet Explorer y que se tenga la opción de descargar cualquier navegador.

Estoy seguro que esto quedará sólo en palabras. La única forma de que Microsoft saque Internet Explorer de Windows es, en mi opinión, que la ley así se lo ordene.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.