**Joshua Schachter**, creador de **[Delicious](http://del.icio.us)**, escribe un [largo *post* analizando algunas de las problemáticas relacionadas a los acortadores de URL](http://joshua.schachter.org/2009/04/on-url-shorteners.html), como **[TinyURL](http://tinyurl.com)**, un tema que últimamente ha llamado la atención por su uso extendido en estas épocas gracias a **[Twitter](http://twitter.com)**.

El razonamiento de Schachter es interesante: sus usos representan un beneficio para el servicio ya que montar uno es baratísimo y al estar el nombre en el mismo URL puede popularizarse bastante rápido, pero para el resto de nosotros (usuarios finales) representa malas noticias.

Los dos problemas potenciales más obvios: más del 90% de los enlaces en acortador de URL son [spam](http://news.ycombinator.com/item?id=503465) y posibles intentos poco éticos de capitalizar el enlace (por ejemplo poniendo publicidad con *[interstitials](http://en.wikipedia.org/wiki/Interstitial_webpage)*). Aunque el más grave de todos es que los acortadores de direcciones web representan un **punto único de fallo**, y si uno deja de funcionar significa que miles, probablemente millones de URLs dejarán de funcionar. Pero es aún peor:

¿Qué pasaría si uno de estos servicios es *creackeado* y cada enlace producido es modificado para que redirija a una página de *phishing*? — ¿qué pasaría si deciden censurar algunos enlaces por políticas conservadoras? — ¿cómo confiamos que no hay un seguimiento en el comportamiento de usuarios a partir de los enlaces, para luego capitalizar con datos privados?

El caso de **[Bit.ly](http://bit.ly)** es especialmente curioso: [han recibido dos millones de dólares en inversión](http://gigaom.com/2009/03/30/betaworks-raises-around-2m-for-bitly-spins-it-out/) para desarrollar el negocio pero su bien más importante, el dominio (`.ly`) [pertenece a Libia](http://workbench.cadenhead.org/news/3503/bitly-builds-business-libya-domain), que según las condiciones, tiene que ser usado bajo el código moral islámico y no puede tener relación alguna con sexo, las apuestas, o insultos a la religión o política. Es decir: podrían quitarles el dominio en cualquier momento. Millones de direcciones dejarían de funcionar instantáneamente.

Peligroso.

¿Soluciones? — **Joshua Schachter** propone que **Twitter** permita URLs largas que no cuenten dentro de los *140 caracteres* o que tengan su propio servicio acortador de URLs de tal forma que ellos mantengan el control absoluto y no dependan en terceras partes.

Al final **Eduardo Gutierrez** (más conocido en *las internets* como [Eduo](http://twitter.com/eduo)) tiene toda la razón cuando dice que [la necesidad de uso de los acortadores es una ilusión](http://twitter.com/eduo/statuses/1448415884). Con una modificación sencillísima y pequeñísima en el funcionamiento de **[Twitter](http://twitter.com)**, se vuelven totalmente innecesarios.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.