Todo el mundo está sufriendo los efectos de la crisis, algunos países más y otros un poco menos. España tiene unos índices de despidos y, por ende, de desempleados, más grandes y Telefónica tomó una rara decisión que se merece un aplauso: bajar la factura para las personas que estén desempleadas.

Se supone que este nuevo modelo, que funcionará hasta fines de año y entrará en funcionamiento desde la próxima factura, ayudará a unos 500 mil usuarios a poder ahorrar hasta 40 euros (20 euros por cada boleta, tanto de teléfono fino como de móvil).

Sólo podrán contar con esta rebaja aquellos usuarios que tengan una antigüedad de 6 meses y Guillermo Ansaldo, presidente de la compañía, comentó que es una medida "atípica y excepcional" y que no se volverá a repetir.

La realidad es que Telefónica está haciendo esto para no perder clientes, sin duda es una buena movida, pero también hay que tener en cuenta que los que se benefician aquí son los usuarios. Por ese motivo me saco el sombrero ante la medida tomada.

👇 Más en Hipertextual