Ayer les comentaba que el nuevo iPod shuffle tenía un raro chip en su interior que, según hipótesis, podía servir para que Apple controlara los auriculares y así no permitiera que los "no aceptados" por la empresa funcionaran en su reproductor.

Ahora la gente de Gizmodo y Boing Boing Gadgets lograron hablar con gente dentro de Apple y revelaron que el famoso chip no funciona como controlador para accesorios sino que forma parte del programa "made for iPods" a través del cual la empresa cobrará licencia.

Esto significa que todos los auriculares de terceros funcionarán correctamente pero no todos tendrán la certificación de Apple.