La contaminación hoy en día está en boca de todos y si hay algo que puede salvarnos del Apocalipsis es la tecnología (o quizás dejar de usarla podría ayudarnos un poco más...). Ahora ingenieros de la Universidad de Essex van a lanzar carpasrobot en el mar del norte de España que se encargarán de limpiar el agua contaminada.

El único problema es que cada uno de los peces robóticos sale nada menos que por US$30,000, por lo que limpiar todo el mar Cantábrico sería algo increíblemente caro y una medida prácticamente imposible de tomar. Esto no es más que un experimento.

El robot, fue ideado en el 2005 pero será puesto en funcionamiento recién ahora, tiene 2 metros y medio de largo, es capaz de "nadar" a 2.24 millas por hora y tiene su propio sistema de navegación. Finalmente, su batería no es inagotable (aunque tendrían que buscar una que se cargue en la misma marcha, sería mucho más interesante), así que cuando se les esté acabando volverán solos a la estación para cargarlas y volver a su complicada tarea de limpiar el océano.