13 de marzo de 1994 se lanzó la versión 1.0.0 de Linux, con un kernel de unas 176 mil líneas de código. 15 años más tarde es usada en millones de servidores y su uso se facilita cada día más para usuarios finales que quieren reemplazar otros sistemas operativos, especialmente Windows.