Está claro que en la robótica está el futuro de muchas profesiones que actualmente son realizadas por humanos. ¿Podría ser la agricultura una de ellas? La respuesta nadie la tiene, pero la gente del MIT está haciendo las pruebas con robots que están conectados, a través de sensores que se encuentran en la tierra, con plantas de tomates y así saben cuándo necesitan ser cuidadas.

Este es un proyecto del Laboratorio de Computación e Inteligencia de la universidad donde se planea llegar a desarrollar la inteligencia artificial de los iRobots hasta poder crear un invernadero completamente autónomo.