brp2p.jpg

Mientras en Europa siguen discutiendo que hacer con el P2P, algunos países comunitarios se adelantan, Francia ha sido el primero con su ley de cortes a quienes usen redes peer to peer y España va detrás.

Es una apuesta personal del presidente Zapatero, ha prometido a los autores terminar con el P2P, anunciando el ministro de Cultura que el tema tiene que estar cerrado para el 31 de diciembre de este año. Mientras siguen las conversaciones entre Redtel -agrupación de operadores de Internet que controlan el 90% de las conexiones- y las entidades de gestión.

Los operadores le empiezan a ver las orejas al lobo y no les gusta lo que la SGAE y afines proponen (una ley de cortes imitando el modelo francés), se inclinan por una solución menos drástica: avisar varias veces a los usuarios más intensivos del P2P y sancionar con pequeñas multas, pero nunca suspender el servicio.

Quienes tienen la última palabra son los del Gobierno, que seguramente y vistos los últimos resultados de las elecciones Gallegas y el complicado tablero que ha quedado en el País Vasco, no se atrevan a aprobar una ley tan antipopular como la que pide la SGAE.

Se apruebe lo que se apruebe finalmente lo que está claro es que el P2P en España lo tiene cada vez más difícil. España sigue con uno de los ADSL más caros y deficientes de Europa, pero eso da lo mismo; seguimos con bajas tasas de incorporación de ciudadanos a la sociedad de la información, pero eso también da igual. Aquí lo que importa es que la SGAE obtenga lo que quiere, en perjuicio de muchos más de los que se beneficiarán. Así nos luce el pelo.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.