Esta es realmente una verdad a medias, la industria del videojuego ciertamente ha sufrido golpes derivados de la crisis mundial y que se ven reflejados entre cambios en el flujo de ventas, recortes de personal, compras de compañías, bancarrotas y colateralmente la caída de medios informativos, por mencionar algo. Y pese a todo, se puede considerar como un sector saludable, ya que aún con los elevados costos de adquisición de los productos, la gente está muy dispuesta a desembolsar fuertes cantidades (incluso para adquirir una consola) si un juego vale la pena.

Según la firma consultora Price Waterhouse Coopers, el año pasado, a nivel mundial los videojuegos registraron un movimiento de 55,000 millones de dólares, lo que es un aumento del 60% entre el período del 2006 al 2008. Para el 2009 se prevé un alza del 15%.

Más en específico, en México se genera una media de 1,400 millones de dólares anuales en ventas relacionadas a la industria que generan un promedio de 13 millones de videojugadores.

La Asociación Mexicana de Internet dio a conocer que la distribución de plataformas de juego en Latinoamérica se divide en 80% para consolas, 17% para las PC y apenas 3% para celulares. Este último no es nada sorprendente debido a la habitual malísima calidad de juegos desarrollados para móviles, aunque nadie dice que eso no pueda ser una tendencia a cambiar con la popularización de la pantalla táctil (y por ende productos más creativos y buscados) en los mismos.

Sorprende que pese a ser también una industria sensible a la piratería, no escuchemos de manera recurrente las quejas de los estudios al respecto ni hayan movilizaciones mayores como sucede en otros casos. Esto es todavía más impresionante tomando en cuenta que el costo de un videojuego (un estreno de un juego triple A en México ronda los 900 – 1000 pesos) supera por mucho a cualquier otro producto de entretenimiento digital. Por poner un ejemplo más fuerte, en fechas navideñas el set de Guitar Hero World Tour (batería, guitarra, micrófono) era común que estuviera totalmente agotado en tiendas pese a sus insanos 3,500 pesos en promedio.

Y bueno, seguramente muchos lectores de esta nota tienen alguna consola en casa y algunos juegos que respaldan todo esto ¿o no?

Enlace: Aún con crisis: México sigue jugando

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.