Parece que las críticas al nuevo logotipo de Pepsi continúan después de varios meses. No sólo le han encontrado parecido al logotipo usado durante la campaña electoral de Obama, ahora Lawrence Yang -un diseñador americano- le encuentra una similitud un poco más perturbadora:

Supuestamente el cambio está fundamentado, pero aún hay dudas sobre la veracidad de dicho documento. Eso sí, los 1.200 millones de dólares que le costará el cambio son seguros.