Los desarrolladores de Twitter se levantaron de la cama, se lavaron los dientes y la cara, prendieron su ordenador, entraron a la cuenta de e-mail y se quedaron con los ojos abiertos al leer a través de un mensaje de Alex Payne que la empresa de microblogging limitará las peticiones que las aplicaciones de terceros generan a través de su API a sólo 20,000 por hora.

Limitaremos las peticiones a 20,000 por hora a las aplicaciones permitidas [que tienen acceso al API]. Si, leyeron bien: veinte MIL peticiones por hora. Según nuestros logs las cuentas generan un número muy grande de consumo de nuestra API. Esto es, esencialmente, una medida preventiva de asegurarnos que ninguna aplicación, aunque sea una permitida, pueda consumir nuestros recursos.

La realidad es esta, como explica la gente de Mashable, 20,000 mil peticiones por hora para una aplicación que podrían usar cientos, miles o incluso cientos de miles de usuarios no es nada. Y cuando digo nada es absolutamente nada.

Los desarrolladores de aplicaciones para Twitter probablemente estén pensando en qué hacer. No me jugaría a comenzar a crear algo ahora con este tipo de limitaciones, más si mi plan es acaparar a un gran número de usuarios.