2703_l.jpg

Inti dice que Asus es el nuevo Apple, haciendo nuevos productos que no se pueden etiquetar o clasificar propiamente, ya sea porque es una mezcla de varias tendencias en la industria de la tecnología o porque simplemente deciden crear una nueva. Ya lo hicieron una vez con la Asus Eee PC que desató el mercado de las netbooks, están intentándolo con la Asus Keyboard y probablemente lancen un nuevo teléfono.

En paralelo, recientemente empezaron a vender un dispositivo bastante curioso, es un videophone de esos que en los 80s soñabamos con tener, funciona sólo con Skype, se conecta a redes Wi-Fi, tiene una pantalla relativamente grande y una cámara, para que del otro lado te puedan ver. Se llama el AiGuru SV1 y hace un par de semanas nos mandaron uno para probarlo. La experiencia ha sido bastante curiosa.

El AiGuru SV1 es un aparato relativamente grande, con 6 botones y un pad direccional, es bastante sencillo de usar y configurar. Después de conectarlo y encenderlo por primera vez pasas por un simple proceso de configuración, en mi caso seleccioné la red inalámbrica de mi casa, puse la contraseña, después puse mis datos de acceso a Skype y listo.

Inmediatamente tenía mi lista de contactos completa a la cual puedo hacer llamadas por voz o llamadas en video. Después de hacer algunas pruebas el audio y el video se transmitían bastante bien, y la comodidad de conversar usando Skype sin tener que estar necesariamente cerca de un ordenador es muy grande.

Vamos con las características técnicas para que tengan una mejor idea de lo que puede y no puede hacer el AiGuru:

  • Pantalla LCD 7 pulgadas
  • Cámara VGA integrada
  • Wi-Fi 802.11 b/g, Ethernet
  • Entrada y salida de audio 3.5mm
  • Puerto USB
  • Batería

Diseño

Como casi cualquier cosa que hace Asus, el diseño no es el aspecto más llamativo o más importante del aparato, dicho eso no es feo, es bastante neutral, buena decisión considerando que ira en cualquier parte de una casa o en una oficina. Los botones son lo suficientemente claros salvo el botón de inicio que se supone que es una "casa" (home) pero más parece la punta de un lápiz.

El AiGuru está sobre una base que permite inclinar el teléfono para adaptar la cámara a tu cara, está bastante bien construido y es sumamente estable, es un detalle tonto pero a la larga muy importante cuando lo has usado bastante.

Inicialmente tenía problemas con saber que el botón para encender o apagar el aparato está en la parte trasera, justamente sobre la base, pero después de usarlo por semanas (y no tener necesidad de prenderlo y apagarlo más que un par de veces cuando salgo de viaje) creo que al final fue una buena decisión ponerlo ahí.

Usando el videophone

Lo he mencionado en prácticamente todas mis reseñas, de nada sirve tener el gadget con la mayor tecnología del mundo si la experiencia de uso no es buena. En este caso la experiencia es generalmente buena, los menús son grandes, sencillos. Un solo clic en el botón verde para acceder a los contactos y hacer llamadas, un solo clic para regresar al menú principal, un par de clics para ir a la búsqueda o configuración.

DSC02338.jpg

La interfaz es totalmente silenciosa, se ve bonita y es rápida (¡gracias!). Todo esto suena lógico considerando que es un aparato que hace una sola cosa pero quien llegara a usar el Skype Wi-Fi Phone de NETGEAR probablemente se encontró con el gadget más lento de la historia (y costaba 200 dólares).

Dicho eso, creo que el AiGuru tiene un gran, gran fallo: ¡la pantalla no es táctil! Normalmente no me importaría pero hay una función que uso muchísimo y es el llamar a teléfonos normales, en pantalla me aparece el teclado numérico pero no puedo presionarlos, tengo que usar el pad direccional para ir marcando, uno a uno, los teléfonos. Por supuesto que puedo agregar (desde el mismo aparato) algunos de los teléfonos más frecuentes a los que llamo como contactos, sería casi perfecto si tuviera la pantalla táctil.

La calidad del audio y video

El AiGuru está hecho para hacer llamadas de audio y video, es su función principal -- y las cumple sin ningún problema. Es posible conversar con alguien sin usar audífonos y micrófono, por medio del altavoz sin que haya eco, con que mi voz se escuche bien y viceversa. La cámara es decente y suficiente para una videoconferencia, mantiene la misma calidad que las llamadas por video desde el ordenador.

Otro pequeño problema que detecto es que no hay forma de programar horas en las cuales no quiero que el teléfono suene. Me gustaría que desde las 2am hasta las 8am cualquier notificación de llamada entrante sea visual y no sonora. Es un detalle, pero cuando tus contactos te ven online todo el tiempo, no tienen problema en llamarte aunque sean las 4:30 de la mañana.

Conclusiones

7/10

Lo compraría si costara 150 dólares menos (cuesta $300 dólares, creo que es caro) pero puede llenar el nicho de personas con las que te gustaría estar mejor comunicado, pero no saben usar un ordenador o no saben instalar y configurar Skype. La abuelita o el tío que nunca se conectó a Internet.

También debe funcionar bastante bien dentro de una oficina, especialmente en una mesa de conferencias, para hacer llamadas en grupo, pero eso ya podemos hacerlo con un portátil.

Aún así me parece un aparato interesante que está bien hecho y es muy fácil de usar, aunque un poco caro.

Dínamo

Dínamo es el nuevo podcast de Hipertextual donde hablamos, discutimos, analizamos y nos obsesionamos con Apple.