La industria de periódicos ha acabado pero no han dimitido sus fundadores: «Para Cebrián y otros ejecutivos de medios de todo el mundo, Internet era un pozo donde tirar contenidos de la versión impresa para vender más periódicos de papel. Nunca pensaron ni quisieron imaginar que se iba a convertir de una forma tan brusca y acelerada en el principal canal»