wi-fi.jpg

El País publica un artículo acerca de las redes de Wi-Fi, pública que se están montando en 150 ciudades de España como Zaragoza o Vitoria y me recuerda a ese sueño casi utópico que muchos tenemos: la conexión a Internet (Wi-Fi), gratuita, en cualquier lugar de la ciudad. Resulta que muchas ciudades importantes del país como Barcelona o Málaga lo han intentado pero son detenidos por la burocracia del gobierno:

Podrían ser muchos más. En España hay 8.112 municipios, pero el desconocimiento y la incertidumbre en torno al marco legal han detenido muchas iniciativas, especialmente las que pretendían ofrecer acceso gratuito. La ley es tan inflexible como tajante: imposible destinar dinero público para financiarlas. Los municipios deben costearlas con fondos privados.

Para las grandes ciudades, por encima de los 600.000 habitantes, este requisito es complejo y, de momento, imposible. En EE UU, los intentos de levantar una red gratuita en San Francisco, Orlando y Boston atraviesan serios apuros económicos. En España, la CMT paró los pies a Barcelona, precisamente por no constituirse como operador.

Parece que el problema es la supuesta amenaza a la competencia que pueden sufrir otros operadores, un argumento razonable por la CMT, pero no comprendo entonces cómo permiten que los operadores comerciales ofrezcan la conexión a Internet a precios tan altos, exagerados que prácticamente sobrepasan el límite de la simple estafa. Es claro, una red municipal abierta y gratuita no amenazaría la competencia, todo lo contrario, simplemente obligaría a operadores tipo Kubi Wireless a ofrecer precios más justos, a cambio de una conexión más rápida y con acceso a redes P2P, por ejemplo.

Por el momento, la ciudad de Avilés en el norte de España logró ser aprobado por la CMT inscribiéndose como operador, sacando el proyecto a concurso y financiándolo con publicidad. ¿Funcionará?