Nunca la eterna pelea entre una Mac y una PC fue tan violenta.