Después de años de darse cuenta que no funciona para nada, las discográficas estadounidenses dejarán de demandar a indiviuos por descargar música. Supuestamente buscarán mejores formas de combatir lo que ellos insisten en llamar "piratería".