Cesar Kuriyama, un animador y técnico en iluminación de Nueva York, utilizó una Nikon D200 DSLR (posee un lente réflex) para realizar un video musical que, además, terminó quedando muchísimo mejor que la mayoría de los que sacan las bandas que gastan millones en ellos. Una clara muestra que con creatividad e imaginación (y sin demasiado dinero) cosas buenas pueden hacerse.

Kuriyama tomó 45,000 fotografías y las unió para formar un video que debería servir de inspiración para muchos.

Para realizar el clip para la banda Fake City Reprise gastó US$3,000 utilizó la técnica slow-motion, con la cual llegaron a tomar hasta 60 fotografías por segundo. Además tampoco utilizó grandes estudios para realizar la edición, sino que, la mayoría, lo hizo en su MacBook Pro con el Final Cut Pro.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.