5/10

¿Recuerdan el AIBO? era ese robot de Sony en forma de perro bastante primitivo que estuvo dando vueltas entre geeks con mucho dinero (hey, era la época del punto com) que costaba mucho y no hacía nada. Años después empezó a circular un video de "Rolly", algo que parecía un nuevo robot de la marca que bailaba (bastante bien y rápido) al ritmo de la música.

Bueno, ahora el Rolly se vende en Japón, Estados Unidos y próximamente en Europa y he tenido oportunidad de probar uno: un pequeño adelanto: no es un robot, no es un reproductor de MP3, de hecho, no se qué es.

Lo primero y lo más llamativo es la forma, es pequeño, es redondo, muy blanco, tanto que recuerda al iPod, aunque no necesariamente se parecen, pero queda un poco claro que la idea era, al menos en un inicio, era competir contra el reproductor digital de Apple, pero haciendo más cosas. Es sumamente minimal, especialmente cuando está apagado. Un solo botón y la entrada USB está en la parte posterior (a falta de una mejor descripción) por medio de la cual se sincroniza audio y se carga la batería. Es más pequeño de lo que parece en las fotos pero por sobre todo: es sumamente bonito.

Cuando se abre para que tocar música te das cuenta que los costados son piezas que descubren dos altoparlantes y sirven para bailar, que los anillos en medio son luces que cambian de colores con la música y usados para moverse hacia adelante y hacia atrás.

¡Baila!

Sí, Rolly baila. Si fuera una chica sería de esas que en las fiestas llama muchísimo la atención porque es guapísima y baila muy bien. Es probablemente lo más interesante del aparatito; en una reunión en casa es la forma perfecta de iniciar una conversación o tratar de alegrar la noche. Es casi imposible no sonreir, muchos echan carcajadas al verlo. Es realmente increíble lo que puede llegar a causar.

Pero a diferencia de lo que muchos creen los movimientos no se sincronizan "automáticamente" con la música, tienes que usar un software para decirle qué piezas mover en qué momento. El Sony Coreographer puede analizar la canción y crear movimientos básicos pero si quieres hacer algo mucho más elaborado podría resultar un poquito frustrante. Facil puedes gastar 2 o 3 horas creando una baile que realmente sea bueno.

Sí, Sony pensó en esto y tiene un sitio donde usuarios pueden subir sus coreografías para canciones que ya tengas. Para mi el gran problema del Coreographer es que no hay una versión para Mac.

Bluetooth

Sony vende bastante el hecho que puedes usar el Rolly como un set de altavoces Bluetooth, funciona con cualquier teléfono móvil que tenga capacidades multimedia, pero yo veo dos problemas:

  1. El Rolly es pequeñito y no reemplaza a otros sistemas portátiles de audio para móviles.
  2. No funcionan las coreografías si usas audio remoto, limitando fuertemente sus posibilidades.

Y aquí es cuando la magia desapareció, al menos un poco, no solo eso sino que a veces es difícil emparejarlo vía Bluetooth con otros aparatos. Pero por su costo, me parece que debería hacer más.

Pero cuesta 400 dólares...

Que es el gran problema del Rolly, es bastante caro. No se si quiero invertir tanto dinero para algo que se parece a un reproductor de MP3 bailarín, con altavoces. Durante los 3 primeros días es muy divertido, pero a la semana es una pieza bonita de tecnología sobre la mesa que es activado cuando viene una visita y se entretiene durante diez minutos, no mucho más.

Probablemente lo compraría si costara $150 dólares, pero a ese precio no. Puede llegar a funcionar relativamente bien como regalo (caro) a un niño, porque seguramente se divertirán muchísimo.

(Las fotos son tomadas por Eduardo Arcos y tienen la misma licencia que los textos, pueden usarlas pero por favor dar crédito)

Enlace: Sony Rolly

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.