El presidente electo de Estados Unidos, Barack Obama, tendrá que dejar una de sus adicciones de lado cuando asuma la presidencia el 20 de enero. Su BlackBerry, que lleva siempre (absolutamente siempre) en su cinturón tendrá que apagarla porque los presidentes de Estados Unidos no pueden enviar e-mails por una cuestión de seguridad.

Igualmente esto todavía no es seguro porque se está debatiendo si Obama será o no el primer presidente de EE.UU. en tener un e-mail pero todos piensan que no es demasiado probable porque su privacidad podría ser expuesta.

Pobre Obama, aquí en ALT1040 como adictos a la informática que somos, entendemos su sufrimiento.

Enlace: Barack Obama Forced to Kick BlackBerry Addiction