Te levantas de la cama, agarras tu iPhone para chequear que no tengas nada demasiado importante en lo que ocuparte antes de ir al baño y cuando vas a desayunar te encuentras con que tu mujer, tan o más geek que vos, hizo estos cupcakes (muffins, ponques, pastelitos, pasteles, no sé cómo le dicen en todos los países que nos leen) para que comiences el día de la mejor forma posible.

Enlace: Los ponquecitos del iPhone