A través de Gizmóvil me enteré que la versión de Opera Mini, uno de los mejores navegadores para terminales móviles, para el iPhone ya fue lanzada pero ahora resulta que la caprichosa Apple no permite que este software sea utilizado por su famoso teléfono porque viola una de sus tan estrictas reglas para desarrolladores: el Opera Mini tiene interprete de Java y, esto, la manzanita lo prohíbe.

Lo que pasa exactamente es que el Opera Mini si o sí necesita Java para poder funcionar y como el iPhone no trae ningún intérprete, es imposible instalar el navegador en el móvil.

Sin duda una muy buen forma de mantener a todos usuarios presos utilizando Safari. Me recuerda a una empresa muy odiada por todos los maqueros llamada Microsoft.

Enlace: Opera Mini para iPhone listo, pero no verá la luz