Mucho se ha venido diciendo del iBrick: que si es un nuevo Mac, que si es un hub USB, que si el nuevo Mac Mini o una renovación del AppleTV. Finalmente 9to5mac -que goza de buena credibilidad últimamente- nos da una pista: es un nuevo proceso de fabricación.

Pero, ¿será? Si recuerdan palabras de Pete Oppenheimer, Apple presentaría una gran novedad que la competencia no podría igualar. Esto me hace pensar dos cosas:

La primera son esos iPod clonados que los chinos son expertos en copiar. Un proceso de manufactura, incluso un plano de diseño que se deja en manos de terceros, corre un gran riesgo de ser filtrado por personas sin escrúpulos a otras empresas. Es evidente que Apple querría mantener todo esto bajo control, quizá por eso la compra de P.A. Semi, de esta manera poder diseñar y probablemente producir sus propios microprocesadores para los iPod y iPhone.

La segunda es que para poder lograr esto, tiene que verse movimientos claros de que esto va a pasar. Apple no ha realizado ninguna compra importante en los últimos meses, y entre sus planes solamente tiene la expansión del campus administrativo, muy cerca del actual. Para poder montar una planta se requeriría en primera instancia, el permiso del gobierno y por la localización de los espacios de Apple serán difícilmente aceptados por el estricto gobierno de California.

Además, Apple tendría que construir la fábrica o en su defecto, remodelarla y adecuarla a las nuevas necesidades que indudablemente generarían movimientos notables por la población. A estas alturas alguien lo hubiera notado. Finalmente, otro gran espacio disponible para un proyecto de este tamaño está en Irlanda, just ahí donde Apple tiene su Centro de Atención Europea. Sin embargo, el costo de manufactura en éste país -así como en Estados Unidos- es considerablemente más elevado que en Asia, lo cual podría repercutir en esos agresivos precios que se dice tendrían los nuevos Macs.

Finalmente, el proceso de manufactura por desbaste, si bien permite jugar con las formas del diseño, tiene la gran desventaja de requerir más tiempo que un simple troquelado, lo cual reduce el número de piezas fabricadas por tiempo y -nuevamente- dificultaría la reducción de precios del producto final. Y es que hablamos de que Apple vende millones de ordenadores y iPods por trimestre.

Participa en la conversación

3 Comentarios

Deja tu comentario