Listo, ya se desvirtuó todo. Basta de dobles sentidos, basta de ironía, esto ya es salir con un palo lleno de clavos y empezar a darle en la cabeza. Ya no se trata de vender un propio producto sino de destrozar a la competencia.

Tengo que decir que me causó gracia la publicidad, pero también un poco de bronca. ¿Dónde quedó la época donde comentábamos cuáles eran las nuevas características de los productos que publicitamos? No estoy seguro cuándo empezó a desvirtuarse y generarse esta guerra entre Microsoft y Apple.

Lo que sí sé es que, en mi opinión, cada uno debería meterse un poco más en sus propios problemas. Apple debería preocuparse por buscar la forma de bajar los precios de sus productos (los nuevos, sobre todo) y Microsoft de hacer mejores productos (Vista, por ejemplo).

Vía: AppleWeblog