Esta pequeña animación fue creada por Ryan Cashman y en ella se puede ver, además de muchísimo ingenio y talento, a un pequeño monstruo verde tocar el piano.

Los dibujos de la animación fueron realizados con un llavero con un LED verde (aunque no lo creas es cierto) y una cámara Canon Rebel DSLR con una secuencia de exposición de 20-30 segundos. Cuando todos los frames fueron grabados los juntó con su computadora. Finalmente, la pieza musical también fue compuesta por él.

Una verdadera obra de arte.

Vía: Wired