Poco a poco parece que el iPhone se esta convirtiendo en el gadget todo terreno a fin de cuentas no es simplemente un teléfono, es toda una mini-computadora (o mini-ordenador).

Entre las miles de nuevas aplicaciones que se tienen disponibles los creadores cinematográficos también tienen algunas para ellos, y las que no existen por el momento ya han sido propuestas. También hay maneras de utilizar el el Final Cut Pro desde el iPhone y convertirlo en un control remoto para el Pro Tools.

A propósito de directores de cine y el iPhone, una parodia de David Lynch sobre el tema es alucinantemente genial.

¿Alguna otra profesión tendrá ya sus aplicaciones primordiales para el iPhone?

Vía: Blogacine