Hay delincuentes y delincuentes. Igor Kenk es uno de los más excéntricos que vi en la vida. Él robaba bicicletas pero parece que les gustaban tanto y les tomaba tanto amor y cariño que no las vendía, de hecho, llegó a tener 2.396.

Por su culpa Toronto se convirtió en el lugar donde existe la peor reputación en lo que respecta al robo de bicicletas en todo Norte América.

La realidad es que el hombre tenía un local de bicicletas y, cuando la policía lo encontró, había tantas que tuvieron que sacar muchas por la ventana del segundo piso.

Lógicamente esta increíble colección aumentó con los años. Incluso su local era conocido por ser el lugar donde podías volver a conseguir tu bicicleta robada. Pero nadie sabía que era él la persona que cometía los crímenes.

Enlace: Toronto Thief Found With Record 2,396 Stolen Bikes