En épocas de fuerte innovación y competencia en el campo de sistemas operativos y diseño de interfaces para dispositivos móviles me resulta sumamente preocupante que el OpenMoko FreeRunner sea vendido con una interfaz tan poco usable que solo puede ser descrita como ridícula.

Hay una versión alternativa, llamada Qtopia y supuestamente orientada al consumidor final, pero es aún peor...