Cientos de horas sentadas frente al televisor delante de la Atari jugando al famoso jueguito y tratando de evadir fantasmitas.

Parece que hay mucha gente que todavía no perdió su amor por el juego y este es una muestra de ello. Un amigo le cocinó un rico pastel estilo Pac-Man a su compañero cumpleañero donde los fantasmas son pequeños cupcakes (también hechos por él, obviamente) para acompañar al amarillento amigo. Si esto amistad geek nada lo es.

Enlace: Pacman Cake | Vía: Boing Boing