Los estudiantes de informática de Australia y otros países han descubierto el outsourcing indio y están de lo más contentos, haciendo trampas en los trabajos que deben entregar.

La idea es sencilla, software que tengas que programar en la universidad, vas y contratas a algún programador indio por medio de alguna página en Internet como RentACoder o Kasamba & Liveperson. Pagas una suma aproximada de 100 dólares, recibes tu programa bien bonito, con normas ISO 9000, lo entregas y te sacas un 20 o un 7 o un 10 o una A (depende del lugar donde vivas).

La práctica no se limita a la programación y está ocurriendo lo mismo con ensayos de otras asignaciones diferentes a la informática. A las universidades ya el problema comienza a preocupar y hay una discusión sobre el sistema de evaluación y las cargas correspondientes, mas exámenes por ejemplo.

En palabras de David Wilson decano asociado de la enseñanza y el aprendizaje de la tecnología de la información en la Universidad de Tecnologías, Sidney:

Somos conscientes de que ocurre y estamos tratando de identificar a algunas personas, pero creo que es la punta del iceberg.

Yo creo que como muchas trampas que haces en la vida, quien pierde al final es quien engaña. El día que tengan que programar algo para un trabajo de seguir contratando programadores indios, el sueldo no les va a llegar a fin de mes. O lo que es peor, que la empresa descubra a los programadores indios y ya no contrate a los australianos.

Vía: The Inquirer

👇 Más en Hipertextual