Siempre he pensado que demoler un edificio a punta de dinamita no debe ser muy fácil, controlar ese instinto explosivo que tenemos los seres humanos debe ser difícil, sin contar los cálculos adecuados para que la explosión controlada no genere algún daño extra. Muchas veces he pensado que lo mejor seria ir demoliendo piso por piso como si se tratara de algún juego de video.

Pues bien, no solo existe la técnica, lleva por nombre "daruma-otoshi", al igual que un ancestral juego japones de habilidad.

El proceso es simple pero requiere mucha coordinación (lograda con el uso de computadoras). Se cambian las columnas del edificio por columnas de metal que pueden hundirse de forma similar a un gato hidráulico. Se va demoliendo piso por piso y luego las columnas se hunden bajando todo el edificio, un proceso milimétrico que no da margen para errores. Luego nuevamente se substituyen las columnas del edificio por las columnas de metal móviles. El efecto logrado hace que la tierra se "trague" prácticamente el edificio.

Vía Gizmodo

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia. Si sigues navegando estás aceptando nuestra política de cookies